viernes, 21 de octubre de 2011

La Sabiduría de Dios Vs Sabiduría humana


                       Devocional # 62                    21 octubre 2011


1 Corintios 1:21  Ya que Dios, en su (Sabiduría), sabio designio, dispuso que el mundo no lo conociera mediante la sabiduría humana, tuvo a bien salvar, mediante la locura de la predicación, a los que creen.

El Apóstol Pablo dice que: “Dios se aseguró de que el mundo no lo conociera por medio de la sabiduría humana. Tomemos en cuenta estas palabras: “Dios, en su Sabiduría”, significa que Dios así lo planeó, que no pudiera ser ser conocido por medio del razonamiento humano.

Si por razonamiento propio el hombre conociera a Dios se podría jactar de haber atravesado la distancia entre Dios y el hombre. Superando la distancia no solo entre lo finito y lo infinito, sino también entre el pecado y la santidad. Para evitar este tipo de soberbia y jactancia, Dios no diseñó al mundo de esa manera. “Dios, en su Sabiduría”  se aseguró de no ser conocido mediante la “sabiduría” humana.

En la sabiduría de Dios, “agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación”. Esta “locura de la predicación” es la Palabra de la Cruz, es decir, necedad a los ojos de los hombres, pero sabiduría a los ojos de Dios. Esta revelación de Dios a través de la “locura de la predicación”, nos lleva a vernos como pecadores desvalidos, nos lleva a arrojarnos a la misericordia de la gracia de Dios en Cristo.

La diferencia fundamental entre la “Sabiduría de Dios” y la sabiduría de los hombre es “La Gloria de Dios”. La Sabiduría de Dios hace que la gloria de la gracia de Dios sea Nuestro Tesoro Supremo, la Sabiduría de Dios llega a su manifestación culminante en la Cruz de Cristo, porque la Cruz  fue el camino de la salvación que humilla al hombre y exalta la Gracia de Dios, cuando la Sabiduría de Dios se revela al hombre su efecto es salvífico y hace por nosotros lo que no podemos hacer por nosotros mismos. Pero la sabiduría del hombre se deleita en ver al hombre como ingenioso, autosuficiente, auto-determinante, soberbio, vanidoso y el resultado de esta sabiduría humana es la muerte eterna.

Podemos reforzar ese pensamiento con estas Palabras de Jesús en el evangelio de Lucas: (Este pasaje lo analizaremos en el devocional siguiente)

Lucas 10:21  En aquel momento Jesús, lleno de alegría por el Espíritu Santo, dijo: "Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque habiendo escondido estas cosas de los sabios e instruidos, se las has revelado a los que son como niños. Sí, Padre, porque esa fue tu buena voluntad.

¿Eres sabio en tu propia sabiduría?

Bendiciones
Pbro. Gilberto Flores Elizondo
Pastor de la Iglesia: Camino Verdad y Vida
Iglesia Nacional Presbiteriana
tel: (81) 8352 6165

gilbertoflores@inpcaminoverdadyvida.org

gil@enelinternet.net

web site: www.inpcaminoverdadyvida.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada