martes, 15 de mayo de 2012

Seguridad eterna en Dios: una posesión


Devocional # 21      15 de mayo 201

Seguridad eterna en Dios: una posesión

Salmo 16:1 Guárdame, oh Dios, porque en ti he confiado. 2  Oh alma mía, dijiste a Jehová: Tú eres mi Señor; No hay para mí bien fuera de ti.
3  Para los santos que están en la tierra,  Y para los íntegros, es toda mi complacencia. 4  Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otro dios.  No ofreceré yo sus libaciones de sangre,  Ni en mis labios tomaré sus nombres. 5  Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa;  Tú sustentas mi suerte. 6  Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos,  Y es hermosa la heredad que me ha tocado. 7  Bendeciré a Jehová que me aconseja;  Aun en las noches me enseña mi conciencia. 8  A Jehová he puesto siempre delante de mí;  Porque está a mi diestra, no seré conmovido. 9  Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma;  Mi carne también reposará confiadamente; 10  Porque no dejarás mi alma en el Seol,    Ni permitirás que tu santo vea corrupción.  11  Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo;  Delicias a tu diestra para siempre.


A este salmo se le llama meditación Mictam, u oración silenciosa.
Según el NT este Salmo viene de David (Hechos_2:25 http://bibliaparalela.com/acts/2.htm ; y 13:35-36 http://se.bibliaparalela.com/acts/13.htm). Es claro que fue compuesto en tiempo de crisis, pero la crisis está eclipsada por la confianza en Dios.

Verso 1; Guárdame… me he refugiado. El clamor y la confianza van juntas. Cuando más vemos nuestra necesidad, más dependemos de Dios

Verso 5 y el 11 nos muestra ¡Qué grande es Dios que sostiene nuestro destino! la senda de la vida no habla sólo de la meta sino es la manera de vivir, es verdaderamente la vida; pero también el sentido de comunión íntima con Dios se extiende a la seguridad de gozar de esta intimidad para siempre (Kidner).

El verso 8 Al decir que él "no será conmovido", David expresa el sentido de seguridad único que experimentan los creyentes. Dios no exime a los suyos de las circunstancias diarias de la vida. Los creyentes y los no creyentes experimentan de igual forma el dolor, los problemas y a veces los fracasos. La persona que no cree tiene desesperanza acerca de la vida y confusión sobre su verdadero propósito en la tierra. Los que buscan a Dios, sin embargo, pueden marchar hacia adelante confiando en que Él enderezará nuestras veredas (Proverbios 3;5-7, http://se.bibliaparalela.com/proverbs/3.htm) y sabemos que Dios nos protegerá y no nos dejará apartarnos de su camino.

9 El corazón de David estaba contento: había descubierto el secreto del gozo. El verdadero gozo va más allá de la felicidad. Podemos sentirlo a pesar de los problemas más profundos. La felicidad es temporal debido a que está basada en las circunstancias externas, pero el gozo perdura porque está basado en la presencia de Dios dentro de nosotros mismos. Al contemplar su presencia cada día, hallará contentamiento. A medida que entendamos el futuro que El tiene preparado para nosotros, estaremos gozosos. No basemos nuestra vida en las circunstancias, sino en Dios.

Verso 10 y 11, este es un Salmo mesiánico; proféticamente declara que su santo (Jesús) será resucitado de entre los muertos, físicamente sin corrupción. Este fue el extraordinario anuncio de Pedro el día de Pentecostés.

David había encontrado la clave de su GOZO, Su Santo (Cristo), que era el objeto de esperanza y de su gozo que perdura no por las circunstancias; sino por la presencia misma de Cristo en su vida.

Te dejo este mensaje, si tu también las circunstancias te han llevado a la desesperación, a la angustia, hay un camino más excelente, Cristo quien dijo; “Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida, nadie viene la Padre sino por (a través) de Mí” Juan 14:6



Bendiciones
Pbro. Gilberto Flores Elizondo
Pastor de la Iglesia: Camino Verdad y Vida
Iglesia Nacional Presbiteriana
tel: (81) 8352 6165

                           o
           gil@enelinternet.net


5 comentarios: