jueves, 21 de noviembre de 2013

Como consuela una madre, así nos consolará nuestro Dios

Como consuela una madre, así nos consolará nuestro Dios


            Devocional # 74    21-Noviembre-2013


Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo (Jehová) a vosotros. Isaías 66:13

¡El consuelo de una madre! Es la misma ternura. ¡Pues comprende perfectamente la pena de su hijo! ¡Le estrecha contra su seno y procura sufrir ella todas sus amarguras del corazón de su hijo! El hijo puede comunicárselo todo a su madre, seguro de que nadie como ella lo comprenderá. De entre todos los consoladores, el niño siempre preferirá a su madre; esto mismo experimentan los mayores. ¿Y Dios consiente en cuidar a su pueblo como una madre? Esto demuestra una bondad exquisita. Fácilmente podemos comprender que es un padre, pero ¿será también para nosotros una madre?

Nos invita con esto a una relación santa con Él, a entregarnos sin reserva, a descansar en su regazo. Cuando Dios mismo se hace nuestro Consolador, la prueba no puede durar mucho. Confiémosle nuestra pena, aunque sea suspirando y sollozando en su presencia. De seguro no nos menospreciará a causa de nuestras lágrimas. Nuestra madre no nos menospreciará. Verá nuestra flaqueza como lo hacía ella y perdonará nuestras faltas con mayor ternura de lo que podía hacer nuestra propia madre.

No tratemos de llevar la carga solos; esto sería mucha tristeza para nuestro Señor que desea con tanta benignidad consolarnos. Comenzamos y terminemos el día con nuestro Dios amantísimo.

¿Te has fijado alguna vez en el pasaje de Isaías 58:9? Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí.  Aquí podemos ver cómo el Señor se pone a la disposición de su pueblo, diciéndole: «Heme aquí». Como si dijera: «¿Tienes que decirme algo? ¿Qué puedo yo hacer por ti? Estoy esperándote para bendecirte». ¿Por qué, pues, tardamos tanto en acercarnos a Él? Dios está muy cerca para perdonar, para bendecir, para consolar, ayudar, vivificar y dar la libertad. Que sea nuestra más importante preocupación acercarnos a Dios a través de Cristo.



Bendiciones
Pbro. Gilberto Flores Elizondo
Pastor de la Iglesia: Camino Verdad y Vida
Iglesia Nacional Presbiteriana
tel: (81) 8352 6165

                           o
           gil@enelinternet.net



4 comentarios: