jueves, 12 de septiembre de 2013

Sucederá que al caer la tarde habrá luz



Devocional # 66    12-Septiembre-2013



Zacarías 14:7 Sucederá que al caer la tarde habrá luz. 

Esto es sorprendente, porque todo indica que, al atardecer, oscurece. Dios acostumbra a obrar de un modo tan distinto a como obramos nosotros,  por encima de nuestros temores y esperanzas, que nos quedamos sorprendidos y obligados a adorar su gracia soberana. No acontecerá con nosotros según los augurios de nuestro corazón: nuestra oscuridad no llegará a ser como la noche, sino que repentinamente se esclarecerá como el día.

Nunca desmayemos. En los tiempos más adversos, confiemos en el Señor, porque Él cambia la oscuridad de la muerte en la claridad de la mañana. Cuando el trabajo de fabricar ladrillos se duplicó, ahí estaba Moisés, y cuando abunda la tribulación, es señal de que nos acercamos al final.

Esta promesa debe ayudarnos a ser pacientes. Tal vez la luz no amanecerá del todo hasta que nuestras esperanzas en nuestro propio esfuerzo estén totalmente agotadas esperando todo el día en vano en lo que podemos hacer por nuestro esfuerzo.

Para el impío el sol se pone cuando aún es de día; para el justo se levanta cuando casi es de noche. ¿No podemos esperar con paciencia aquella luz divina, que tal vez tarde en llegar, pero que es digna de ser esperada?  Aceptemos esta palabra y cantemos de gozo al que nos bendecirá en vida y también en la muerte.

Proverbios 4:18 Pero la senda de los justos es como la aurora: ¡su luz va en aumento, hasta la plenitud del día!


Bendiciones
Pbro. Gilberto Flores Elizondo
Pastor de la Iglesia: Camino Verdad y Vida
Iglesia Nacional Presbiteriana
tel: (81) 8352 6165

                           o
           gil@enelinternet.net


1 comentario: